Desafío 137

Supercabra en Marina D’or. (Superpanzeta)
En un futuro muy, muy lejano acaba de descubrirse un planeta enano muy denso que tiene forma de paralelepípedo recto de 1000x1000x2000 m.
A pesar de ser tan pequeño, su alta densidad permite al planetoide tener una gravedad superficial media comparable a la de la Tierra y, en cualquier caso, aceptable para la vida humana.
Por supuesto, hay que colonizarlo para construir una sucursal de Marina D’or, pero de momento no es habitable.
El problema no es la atmósfera, que es perfectamente respirable. El problema es que está recubierto de una fina capa de hierba urticante muy desagradable que hay que eliminar.
Como el proyecto no es urgente (ahora mismo no hay presupuesto para acometerlo), se prepara sin prisas un concurso de ideas para hacerlo habitable.
La idea ganadora es algo lenta, pero a la vez muy barata: enviar una supercabra sintonizada para que se coma la hierba.
La supercabra es un animal producto de la ingeniería genética. Sus genes se pueden modificar (sintonizar) para que tenga las características deseadas dentro de un margen. Las características que nos interesan son fáciles de conseguir:

cabra_caja2Se necesita que sea muy voraz, que viva durante el tiempo suficiente, que pueda comerse la hierba urticante, y que sus excrementos sean venenosos para esa especie de hierba siendo a la vez abono para otras plantas e inocuos para el resto de seres vivos.
La idea es que la supercabra elimine definitivamente todo rastro de hierba urticante en Marina D’or XIX.
El proyecto original consiste en enviar una sonda no tripulada con la supercabra en estado de hibernación, y atada a un taladro.
El motivo de estar atada es que las supercabras son muy difíciles de atrapar, y cuando acabe su misión se pretende recuperarla rápidamente para otro trabajo.
Una vez llegada a la órbita de Marina D’or XIX, la cabra será reanimada y se la hará descender atada al taladro por medio de un paracaídas biodegradable a un lugar indeterminado de la superficie del planetoide.
El lugar de aterrizaje será indeterminado porque la rotación rapidísima del planetoide dificulta mucho los aterrizajes precisos, y se considera que cualquier punto servirá.
Una vez en la superficie, el taladro se atornillará al suelo y quedará fijado de tal forma que la supercabra no podrá moverlo.
La supercabra deberá tener suficiente cuerda incomestible como para poderse comer toda la hierba del planetoide, cosa que acabará haciendo tarde o temprano porque no hay otro alimento disponible.
El trabajo de la supercabra será monitorizado desde un satélite, de forma que, cuando el planetoide esté limpio, se pueda enviar una misión de rescate que también aterrizará en algún lugar indeterminado, pero luego podrá dirigirse directamente a las coordenadas del taladro por medio de una radiobaliza. La recuperación de la supercabra no será problema porque estará atada, así que, sin importar dónde esté, se tirará de la cuerda hasta recuperarla, y finalmente se desatornillará el taladro para evacuar el planetoide sin que quede otro rastro que las cagarrutas.
Aunque os extrañe, la pregunta no es:
¿Se ha vuelto majareta el autor del Desafío?
Sino:
¿Cuál es la mínima longitud de cuerda que hay que usar para garantizar el éxito del proyecto?

Soluciones hasta el lunes 5 octubre a solucionesclubpitagoricos@gmail.com

Anuncios

Desafío 136

LA GRAN BATALLA (Rubenmam)

El presente desafío es un tanto sangriento, no en vano está basado en un juego que yo he conocido como “muertos y heridos” aunque hay otras denominaciones.

Dos jugadores esconden cada uno de ellos un número de 4 cifras, todas ellas diferentes. A turnos irán cantando recíprocamente números de esas mismas características intentando descifrar el número que oculta su rival.

Oído el número que propone el otro jugador se contesta con la expresión “x” muertos (números que coinciden en ambas combinaciones y además ocupan el lugar correcto) e “y” heridos (coinciden pero no ocupan el lugar adecuado). Vamos a verlo con un ejemplo.

Número escondido : 8015

Intento : 1095

Respuesta: 2 muertos y 1 herido

Vamos a enfrentarnos a un ordenador que supuestamente es capaz de prever nuestra estrategia completa, de ahí que nos va a esconder el número o uno de los números que nos obligue a un mayor número de turnos.

A cambio, el primer número o unidades de millar lo vamos a conocer, por ejemplo vamos a tomar el 9. Sólo tendremos que adivinar los tres restantes (9XYZ).

¿En cuántos turnos eres capaz de descubrir el número oculto?. Cuando te aburras puedes intentarlo con el número completo.

Es muy probable que haya un empate múltiple, en ese caso consideraremos mejor estrategia aquella que emplee un menor número de valores posibles a desarrollar, cotejar o comparar.

2Soluciones hasta el lunes 21 a solucionesclubpitagoricos@gmail.com

 

Soluciones Desafío 135

Superpanzeta dice:
Como veréis, o habréis visto ya en mi solución, lo que pretendía no es nada profundo. Un par de razonamientos para entretenernos un par de ratos, y poco más.
Ese poco más iban a ser probablemente las discusiones que anticipaba Sebas, y es que, como él mismo dice, el infinito es muy resbaladizo.
Pero la sangre no ha llegado al río. Al menos todavía. La verdad es que el blog ha sido un remanso de paz, y a la hora de escribir esto, los correos tampoco me han traído mamporro alguno.

Supongo que la causa es que todos tenemos vivo aún el espíritu veraniego. Y es una cosa buena, porque debo confesar que mi propósito era rellenar el Calendario (que por aquel entonces estaba vacío) con un Desafío ligero, adaptado a esas fechas.
Pero mi propósito me salió mal, porque en vez de uno, acabé con tres Desafíos (que son éste mismo y los otros dos que están colgados en el Calendario), todos ellos inspirados en la misma idea: poca complicación, y poco trabajo.
Está más que claro que cuando lleguen mis próximos Desafíos, el verano será historia, pero al menos podrán servir como minivacaciones extra. ¡Otra ronda, esta la pago yo!

Aclarado esto, y volviendo al Desafío que nos ocupa, parece que en general sólo podríamos discutir sobre la primera parte, cosa que no creo que vaya a suceder.

Si algún lector (haya participado o no) opina que mi ventaja no existe al pasar al infinito, ya que la probabilidad sería exactamente cero (1/infinito), lo acepto. Es una manera lógica de verlo.
Para defender mejor la existencia real de la ventaja, quizá debería haber escrito que los enteros sólo estaban restringidos por el tamaño del papel, pero no se me ocurrió.
Opinad vosotros mismos: ¿la ventaja es real o no? Yo diría que sí, pero la verdad es que el infinito resbala demasiado para mis patines.

En cuanto a las soluciones recibidas, todo el mundo aprueba en Septiembre y pasa de curso:
La solución de Tarzán es básicamente igual a la mía, y también se parece mucho la de Sebas. La de Pardillano es ligeramente diferente, ya que se basa en una ventaja distinta, también válida, a la que yo me refería.
Su resumen sobre la diferencia entre las dos partes me gusta mucho: la primera tiene matices, la segunda no. Atentos también a su sentido del humor. Genial.
Supongo que el mejor candidato para la pelea podría ser Rubenman. Pero no pienso pelearme con un médico. Me dan mucho miedo las agujas. 😉

Imagen_rellenoEl próximo jueves nuevo Desafío de Rubenman

D135_Pardillano

D135_Rubenman

D135_Sebas

D135_SPZ

D135_tarzán